Otro sitio realizado con WordPress
27th Sep2010

Elisa K-Premio Especial del jurado San Sebastián-Sección críticas

by Víctor Alvarado

Víctor Alvarado (publicado en pantalla 90)

En ocasiones, algunos directores nos presentan historias realmente duras para denunciar situaciones injustas que ocurren en nuestra sociedad, aunque nos da la impresión de que han tratado de que prime la estética por encima de las cuestiones de fondo en una cuento de la escritora Lolita Bosch.

La película sólo puede verse en lengua catalana subtitulada al español y dura 72 minutos. Consta de dos partes bien diferenciadas. La primera de ellas esta narrada en voz en off, por lo que puede llegar a cansar, y fue filmada en blanco y negro, tratando de contarnos, mediante una elegante metáfora, la violación de una niña de 11 años por parte de un amigo del padre, explicando como la protagonista junto a sus familiares afrontan un problema tan peliagudo, ya que los padres saben que a la niña le pasa algo, pero no le pueden ayudar porque la pequeña Elisa ha borrado el hecho de su mente. La segunda parte ha sido rodada en color y los realizadores cuentan como la protagonista, 14 años después, recuerda el terrible suceso autodestruyéndose (una escena que puede llegar a incomodar al espectador) para comentarlo más tarde a sus padres.

Los cineastas Judith Colell, conocida por 53 días de invierno (2006)o Nosotras (2000), y Jordi Cadena, narran de un modo poco habitual que se acerca más al documental con excesivo protagonismo del narrador que a un largometraje en estado puro. Sin embargo, el defecto fundamental se encuentra en el escaso desarrollo de los personajes que hubiesen enriquecido es obra del celuloide, que se queda en un relato para adultos, dejando demasiado a imaginación razón por la cual me permito el lujo de contarles lo que a mi me ha sugerido.

De entre los temas secundarios, parece que los directores han querido homenajear el papel del maestro tan criticado en los últimos tiempos, no por culpa de los mismos, sino por la de los sistemas educativos propuestos por determinados gobiernos que no han fomentado el esfuerzo y la disciplina. Este educador, que aparece en el largometraje, participa en una escena en la que tan sólo menciona la figura de Luther King y de esa breve escena se deduce que esa persona fuese la clave para que la víctima superase ese bache, que le estaba destrozando la vida.

Por otra parte, a pesar de tratarse de una familia de padres separados, los directores han dejado claro que la familia resulta la pieza esencial a la que recurrimos todos cuando no encontramos mal y en la que se mitigan los problemas gracias a la comprensión mostrada por nuestros seres queridos y muestra el modo de actuar complementario y necesario de un padre y de una madre.

La cinta también nos habla del sentimiento de culpa por parte del padre y que puede servir para reflexionar sobre los errores que se han podido cometer cuando sucede un hecho que nos desborda. En definitiva, esa voz de la conciencia que debe estar presente en el hombre y que muchos quieren borrar a través del relativismo propio de la sociedad actual.

Finalmente, Elisa K (2010) es mejor de lo que me esperaba, pero me llama la atención que haya recibido el premio Especial del jurado en el Festival de San Sebastián.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *