Otro sitio realizado con WordPress
14th Sep2013

Cruce de caminos

by Víctor Alvarado

cruce-de-caminos-imagen-1No es la primera vez, ni será la última que un director recurra o utilice la técnica de entrecruzar la vida de los personajes en distintos periodos de tiempo para analizar como esas acciones y coincidencias afectan en el modo de pensar y actuar de cada uno de ellos. Me viene a la mente una película que se sirve de esta forma de rodar como la interesante Vidas cruzadas de Robert Altman, aunque la lista es interminable y González Iñárritu es el abanderado más significativo de los últimos años.

 
La apuesta más segura en el inicio de la nueva temporada puede ser Cruce de Caminos, que cuenta como Luke, un delincuente de poca monta, se dedica a robar bancos para poder ayudar a su hijo, que al estar separado de su mujer, vive con la madre y otro hombre. El agente de policía, Avery Cross, felizmente casado y con un hijo de la misma edad que la del hijo del ladrón tendrá un desafortunado encuentro con él, que le cambiará la vida.

 
El elenco de actores es muy atractivo, pues nos encontramos con el taquillero Bradley Cooper, que nos muestra a un personaje ambiguo que quiere sacar tajada de su posición. Sorprende el cambio de look de Ryan Goslin. Su caracterización resulta convincente. Tienes la sensación de encontrarte con un hombre en una situación desesperada de un nivel sociocultural mínimo. Finalmente, destacamos una pequeña escena por su belleza en la que vemos como la protagonista, Eva Mendes, recurre a la trascendencia, celebrando el sacramento del bautismo para que su hijo reciba la gracia de Dios.

 
Esta producción está dirigida por Derek Cianfrance, autor de Blue Valentine por la que se dio a conocer en España, mostrándose con gran talento para el drama. El montaje es bastante bueno. Quizás se alargue alguna que otra escena, que no aporta demasiado a la trama. El relato es descarnado y cargado de escenas duras, pero los conflictos morales que se plantean, a pesar de su complejidad, apuntan algo de esperanza. Sin embargo, destaca, por encima de lo citado, el lado más oscuro del ser humano como el uso de la violencia para conseguir un objetivo. El largometraje nos hace reflexionar sobre si es ético que una persona que tiene la obligación de cumplir con su deber, aproveche la situación para escalar en la sociedad. Por otro lado, es crítico con la corrupción política. En definitiva, estamos en un tipo de cine de denuncia social a la americana (Publicado en Diario ya).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *