Otro sitio realizado con WordPress
03rd Nov2013

Sólo Dios perdona

by Víctor Alvarado

solo-dios-perdona-imagen-1En mi modesta opinión, lo peor que le puede pasar a una película es que sea pretenciosa; es decir, que bajo una sencilla apariencia esconda un mensaje brillante, que, en la realidad, no lo es. Eso es exactamente lo que ocurre a Sólo Dios perdona (2013).

 

Julian es el dueño de un club de boxeo, donde se trafica con drogas. Cuando su hermano es asesinado, éste intenta saber quién lo hizo, presionado por una controladora madre que busca venganza, mientras tanto un violento detective investiga el caso y hace justicia a su manera.

 

La dirección corresponde a Nicolas Winding Refn que nos hizo disfrutar con una buena película como Drive que fue nominada a los Óscar. El resultado del nuevo trabajo es decepcionante y más nihilista aún que su anterior película. El realizador ha sido comparado por su estética con el modo de entender el cine de David Lynch. Tenemos la impresión de que el cineasta ha intentado hacer bella la violencia, una idea difícil de entender para cualquier aficionado al cine de calidad, que no puede sentirse a gusto viendo esta tipo de cine de autor. Por otra parte, el ritmo es lentísimo y los diálogos escasos con lo que yo no perdería un minuto en una sala de cine, aunque la entrada me hubiera costado 30 euros. No entiendo como ha sido tan publicitada, pues sólo puede servir para desprestigiar a la productora. Algunas escenas rozan el gore y las carnicerías nos parecen muy logradas, pero altamente desagradables.

 

Ryan Gosling resulta inexpresivo y cada vez está más encasillado en personajes sórdidos y la actriz, Kristin Scott Thomas, responde al prototipo de madre terrible que tantas veces se ha visto representado en el séptimo arte.

 

La película ha recibido críticas antagónicas. Lo único acertado nos parece el título: Sólo Dios perdona porque esas escenas de extrema violencia difícilmente las puede entender el común de los mortales y únicamente un Ser superior y misericordioso las podría perdonar (si hubiese arrepentimiento supongo).

 

También la cinta es bastante hedonista, aunque en el fondo es una crítica a este tipo de conductas porque se muestran como claramente deshumanizadas y que atentan a la dignidad de la mujer (publicada en Pantalla 90).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *