un medio independiente que pretende informar, formar y entretener
24th May2015

Caza al asesino

by Víctor Alvarado

cazagunman-imagen-1Como todos nuestros lectores saben, los cineastas españoles están dejando a un lado la política, quitando al ganador de La isla mínima curiosamente, para centrarse en intensos dramas y en cintas de acción e intriga como la producida, en este caso y en parte, por la productora española Nostromo Pictures.

 

Sin embargo, un francés ha sido el encargado de llevar a cabo este proyecto, dada su alta capacidad para este tipo de trabajos, como ya demostró con la entretenida Venganza, protagonizada por Leam Neeson. Conociendo el dinamismo que Pierre Morel imprime a sus producciones, extraña que el ritmo de ésta sea irregular, cargado de conversaciones intrascendentes. Todo parece bastante forzado, tal y como se desarrolla la historia, no resulta creíble a pesar de contar con el respaldo de una novela de Jean-Patrick Manchete en la que apoyarse. No obstante, hasta el título es tan poco original que hace dos años se estrenó otra cinta con el mismo nombre. Llama la atención una escena de acción de la película que se ha rodado en una plaza de toros española.

 

Para ello, ha contado con un reparto de lujo encabezado por Idris Elba, Javier Bardem y Sean Penn. Las interpretaciones no son nada del otro mundo, si exceptuamos la de Idris Elba. La cinta busca el lucimiento corporal de Penn como si se tratase de Sylvester Stallone.

 

La película es violenta como todas las del cineasta en la que el protagonista intenta redimirse de un oscuro pasado como espía, colaborando con una ONG con la intención de cambiar la realidad que le rodea. Ya es de agradecer que una cinta de estas características se acuerde de la importante labor de los cooperantes, aunque se quiere ser políticamente correcto, al no mostrar las inquietudes interiores de esos voluntarios que, en apariencia, altruistamente se entregan a esa causa. Por otra parte, el largometraje nos ofrece una introducción tratando de explicar el motivo de los conflictos en África como el de que la riqueza de esos países está en manos extranjeras, mostrando como naciones potencialmente ricas se encuentran cada vez con una población más empobrecida. En cierta medida es una crítica a las grandes multinacionales que atentan contra la dignidad de los habitantes de las zonas mineras sólo mirando su propio interés (publicado en Pantalla 90).

 

Off

Comments are closed.