un medio independiente que pretende informar, formar y entretener
19th Jul2015

Eternal

by Víctor Alvarado

HW7A5136.CR2Este mes ha llegado a nuestra cartelera una producción de ciencia ficción de un nivel algo superior a la media con un planteamiento original con tintes de crítica social, protagonizado por Ben Kingsley y Ryan Reynolds.

 
Damien es un hombre de éxito, tanto en lo profesional como en lo económico, que padece una enfermedad terminal. Le proponen la posibilidad de obtener la inmortalidad, pagando una fuerte suma de dinero.

 
La dirección ha corrido a cargo de Tarsem Singh, un cineasta indio capaz de realizar películas razonablemente entretenidas como Immortals o Blancanieves (Mirror, Mirror). Los encargados de que este trabajo haya ido por el buen camino han sido los guionistas españoles, Alex y David Pastor, autores de Infectados y Los últimos días, lo que les ha abierto las puertas a Hollywood. El guión nos parece aparentemente bien construido con alguna pega, que busca un amplio espectro de público.

 

 

Cuando uno sale de la sala de proyección, después de haber visto la película, el sabor de boca es muy positivo. No obstante, si la analizas fríamente te empiezas a dar cuenta de ciertos detalles que la hacen más convencional de lo que pudiera parecer en un principio. Tal vez, hubiese sido una buena idea haber reducido el número de escenas de acción, ya que restan verosimilitud a la historia, cuya idea principal nos parece acertada, pues abre el debate sobre los límites de la ciencia y de los peligros de jugar a ser dioses. Si se presta atención al modo de actuar del protagonista, uno puede llegar a la conclusión de que la ética tiene cierta importancia en sus decisiones, ya que se muestra partidario de los avances de la ciencia siempre que no interfieran en el prójimo. Por otra parte, merece la pena hacer un seguimiento a otro personaje que coincide en el modo de pensar de su compañero, que presenta un concepto de la ética relativo en el uso de la ciencia.

 

 

Sin embargo, la trama no se que ahí, porque plantea una interesante idea sobre la necesidad de estar preparado para la muerte y la conveniencia de dejar ordenada ciertas cuestiones pendientes sobre nuestra vida personal (Pantalla 90).

Off

Comments are closed.