un medio independiente que pretende informar, formar y entretener
05th Mar2017

La chica desconocida

by Víctor Alvarado

lachicaDicen que esta película de los hermanos Dardenne ha bajado el nivel con respecto a las anteriores y nosotros les llevamos la contraria porque tocan los temas de siempre con su habitual agudeza y profundidad.

 

A  Luc y Jean Pierre Dardenne los recordamos por producciones como Rosetta y las recientes  El niño de la bicicleta y, sobre todo, por Dos días y una noche, que nos habló con acierto de la dignidad del trabajador en tono de denuncia social, en la que la actriz Marion Cotillard estaba soberbia, haciendo de la voz de la conciencia. Curiosamente, la filmoteca de Cataluña en referencia al largometraje, La chica desconocida, dedicará una retrospectiva de la carrera de los citados cineastas.  Se trata de unos hombres de cine; una especie de artesanos del séptimo arte que, con muy pocos medios, sacan el máximo producto a sus trabajos. Tocan temas sociales, dando en la diana con sus sencillos, pero certeros planteamientos con los que cualquier cristiano o ser humano puede sentirse interpelado por sus afilados dardos que agitan las conciencias. Esta obra ha sido escrita y dirigida por ambos como la mayoría de sus trabajos y en la que la actuación de la excelente actriz, Adele Haenel, le ha servido para recibir una nominación a los César 2017.

 

Jenny es una joven doctora que, tras una dura jornada de trabajo, no abre la puerta a la mujer que reclamaba su auxilio porque ya había terminado su turno con creces. Al día siguiente, esa mujer apareció muerta y esta médico de familia decide investigar qué pudo haber ocurrido.

 

La película tiene un ritmo lógicamente pausado para facilitar la reflexión, pero donde no dejan de suceder situaciones que sorprenden al espectador, mostrando el lado más humano tanto de los personajes más positivos como de los más negativos, aunque la intriga es más bien accesoria.

 

La cinta invita a reflexionar sobre la ética profesional y la vocación porque, sí se siente una fuerte llamada  a realizar un trabajo, estos autores plantean que esa entrega no puede ser a tiempo parcial y si uno es médico, maestro o fisioterapeuta debe de serlo en cualquier situación que se tercie y cueste lo que cueste. Nos ha parecido muy acertado el modo en que la  doctora  intenta cautivar o convencer a su compañero de lo que supone y lo gratificante de su profesión. Los cineastas colocan a los personajes en una posición complicada para que pensemos que hubiésemos hecho nosotros en esas circunstancias y  si hubiésemos sido consecuentes con lo que nuestra ética o moral nos dictamina.

 

A modo de conclusión, este largometraje eleva al grado máximo la dignidad de la persona, donde un abrazo puede valer o no más que mil palabras (publicado en Pantalla 90).

Off

Comments are closed.