un medio independiente que pretende informar, formar y entretener
24th Jun2018

Las guardianas vs Tully

by Victor Alvarado

Las guardianas

El cineasta francés Xavier Beauvois adapta la novela de Ernest Pérochon. Este director ha contado con la presencia de Nathalie Bay y Laura Smet. De su filmografía destacamos dos producciones como El precio de la fama, una película cargada de humanidad que homenajeaba al cine mudo y, especialmente, a Charles Chaplin. La otra cinta clave de este director es, sin duda, De dioses y hombres que viene avalada por dos premios importantes como el Gran Premio del Jurado de Cannes y el Premio del Jurado Ecuménico. Y es que la película citada en segundo lugar estaba basada en hechos reales. Contaba la enorme labor de una comunidad religiosa que hacía una enorme labor humanitaria en tierras islámicas, cuyos miembros murieron mártires por culpa del radicalismo islámico.

 

El caso es que Las guardianas es su nuevo trabajo en el que se cuenta como las mujeres se hacen cargo de una granja cuando los hombres son llamados a filas para combatir en la Primera Guerra Mundial.

 

Este western femenino, que recuerda en cierto sentido a Caravana de mujeres de William Wellman,  refleja, sin estridencias, como conviven los avances técnicos en la agricultura frente a la entrega, el sacrificio o la fidelidad de estas gentes que tienen como referente a  sus familia y a sus creencias, en este caso, católicas.  Nos ha encantado el personaje  de la sirvienta, interpretado por Iris Bry, pues representa a esos cristianos comprometidos que rezan e intentan ser coherentes  con su práctica religiosa, aunque con sus debilidades. Su fe, celebrando los sacramentos, les lleva a entregar su vida por los demás, haciendo su trabajo con amor y a conciencia.

 

La historia de amor tiene una gran belleza; rompe tópicos y nos demuestra la fragilidad del amor de los recién enamorados porque una palabra o hecho puede dar un giro a la historia. La escena del enamoramiento es de la mejores de la historia del cine.

 

Tully

El crítico de cine Juan Luis Sánchez define los trabajos del cineasta Jason Reitman del siguiente modo:”Sus películas tiene la frescura del mejor cine independiente, combinan risas y lágrimas a partes iguales y hablan de temas profundos de gran interés sin molestar al público de la ideología que sea, aunque se trate de temas polémicos.” Para mi gusto tiene dos auténticas maravillas. Yo les recomendaría la divertida película Juno, pues defiende la vida por pequeña que sea con gran inteligencia. La otra producción que no hay que perderse de su filmografía es Up in the air, protagonizada por George Clooney, que daría para un cinefórum de altas miras.

 

Esta semana se estrena su último trabajo, titulado Tully. Para ello vuelve a contar con su actriz preferida Charlize Theron en una película que habla del valor del sacrificio por los hijos, explicándonos las luces y sombras de la maternidad, pero siempre desde una óptica que defiende la vida, aunque algunos de sus chistes estén subidos de tono, ya que la guionista de este director es la stripper Diablo Cody, una mujer políticamente muy incorrecta, pero con valores humanos ciertamente interesantes.

 

Charlize Theron representa el lado negativo de la maternidad cuando el marido no colabora y está en su mundo frente a una especie de alter ego que es la niñera, intepretada por MacKenzie Davis, que le ayuda por la noche  y que, de algún modo, representa al lado positivo de la maternidad. Este cóctel de chicas es lo que este realizador propone como prototipo de madre como queriendo decir  la felicidad se alcanza con esfuerzo, siendo el amor, el arma para derrotar  a la depresión postparto.

 

Off

Comments are closed.