un medio independiente que pretende informar, formar y entretener
16th Jun2019

Men in Black

by Víctor Alvarado

El lanzamiento de Men in Black, protagonizado por Will Smith y Tommy Lee Jones, propició una segunda y una tercera secuela, dando lugar a una rentabilísima trilogía  que alcanzó la nada despreciable cifra de 1600 millones de dólares en todo el mundo. Por cierto, la idea original surgió de un desconocido cómic creado por el guionista Lowell Cunningham, dibujado por Sandy Carruthers en 1990.

El caso es que tal ha sido el éxito de esta superproducción que en 2019 se vuelve al ataque con Men in Black: International de la mano del cineasta F Gary Gray, recordado por su trabajo en la octava entrega de Fast and Furious y por el remake de The Italian Job. Esta producción cae bajo las garras de la corrección política al meter una chica, detalle que nos parece estupendo, pero dada las características y los orígenes de esta historia de humor y ciencia ficción resulta chocante.

El argumento gira en torno a una mujer que, de niña, ve a unos hombres de negro, haciendo su arriesgado trabajo de capturar a extraterrestres y que no le borran la memoria con el habitual sistema. Por esa razón, ella se pasará 20 años preparándose para convertirse en uno de ellos.

El tándem   protagonista lo forman Tessa Thompson y Chris Hemsworth, recordado por el personaje de Thor que viene acompañado de superestrellas secundarias como Liam Neeson y Emma Thompson. La productora Sony, tras la química existente entre los actores protagonistas en Thor Ragnarok, los ha vuelto a juntar y hay que decir que esta pareja  funciona a la perfección en las simpáticas escenas en las que se tienen que dar réplica como si una Buddy movie (película de colegas) de las mejores  se tratara, jugando con el doble sentido para conectar, tanto con el público más adulto, como con el más joven.

El largometraje introduce a una chica haciéndose eco, como decíamos, del signo de los tiempos;  es decir, de las modas de turno  con algunos y sutiles y no tan sutiles apuntes a la ideología de género, mostrando a los hombres con sus peores defectos y al sexo femenino con todas sus cualidades, aunque el personajillo del peón de ajedrez difiere de ese mensaje, haciendo gala de ese ideal caballeresco tan positivo que se caracteriza, pese a quien pese, por la admiración del hombre en el sentido más profundo hacia la mujer. El valor de la paternidad y sus valores queda meridianamente claro en la relación profesional entre el personaje de Chris Hemsworth y Liam Neesom.

Por otra parte, la película es entretenida, siendo otra vuelta de tuerca de los Men in Black, lo que pasa es que ya no tienen el efecto sorpresa que cautivó a miles de seguidores en 1997. Se queda en otra cinta de acción de seres humanos luchando contra  monstruos que hemos visto en multitud de ocasiones con guiños a Star Wars, Los Cazafantasmas y a películas de ciencia ficción de ese tipo (publicado en Pantalla 90).

Off

Comments are closed.