un medio independiente que pretende informar, formar y entretener
22nd Abr2012

Soul surfer

by Víctor Alvarado

Víctor Alvarado (publicado en www.diarioya.es)

Se mire por donde se mire los estadounidenses han demostrado ser los maestros del subgénero deportivo. Sin embargo, lo importante de Soul Surfer no es tanto la hazaña de la protagonista que, por supuesto, es heroica como el proceso de aceptación de su nueva situación.

Por otra parte, como todos ustedes sabrán, la factoría Disney se ha caracterizado por destacar valores humanos en todas sus producciones, pero sorprende que, en esta ocasión, se hayan decantado por una familia con una profundidad religiosa tan exquisita cuando nunca había querido tratar ese tema de manera tan directa.

Cuenta la vida de una surfera estadounidense, que sufrió un ataque de tiburón, perdiendo un brazo por culpa del mismo, lo que le llevará a plantearse la vida de modo distinto.

El reparto está protagonizado por la joven actriz, AnnaSophia Robb, aunque el mayor peso dramático recae en dos secundarios de lujo como Dennis Quaid y la oscarizada Helen Hunt.

Está dirigida por Steven McNamara (Pasión por el triunfo), especializado en el cine juvenil. Le saca todo el jugo a la historia, aprovechando la riqueza interior de Bethany, la protagonista, y de toda su familia. Soul surfer es un producto para todos lo públicos, donde se elogia la importancia de los lazos familiares para superar todas las dificultades (-Aún estas viva y tu familia te quiere).

En definitiva, estamos ante una gran historia, que no una gran película, en la que se demuestra que una discapacidad no puede ser un impedimento para conseguir lo que uno se proponga en la vida (-No necesito lo fácil, sólo que sea posible). Llama la atención el proceso de maduración de una persona, que ha sufrido una tragedia personal, que se pregunta el por qué Dios ha permitido que ocurriera ese desgraciado accidente, pero que, en lugar de alejarse de Él, afronta la situación sin hundirse en el sufrimiento al preguntarse que quería de ella. De todas formas, no sé le da demasiado importancia a la pérdida, pues Bethany lo vio como una oportunidad para contar su historia y transmitir su fe desde una visión cristiana protestante.

La labor misionera queda perfectamente reflejada en un par de escenas y sirve para que la protagonista se de cuenta de que existen otras realidades en la que nuestros problemas son una menudencia, si las comparamos con las necesidades de los países subdesarrollados.

Off

Comments are closed.