Otro sitio realizado con WordPress
04th Mar2012

Una aventura extraordinaria

by Víctor Alvarado

Víctor Alvarado (publicado en www.cineylibertad.com)

Los directores americanos todavía muestran su habilidad a la hora de contar historias sencillas y tontorronas, puesto que son capaces de conseguir que sean amables y adecuadas tanto para un público infantil como para uno más adulto y que tengas la sensación de no haber tirado el dinero. Ken Kwapis, conocido por ¿Qué les pasa a los hombres? o Hasta que el cura nos separe, cumple su propósito de entretener en esta comedia con ciertos toques críticos hacia las grandes superpotencias, los magnates del petróleo o los activistas de Greenpeace y sus excesos.

Una aventura extraordinaria (2012) está basada en un hecho real, lo que sirvió de inspiración a Thomas Rose, que escribió un libro a raíz de la noticia y al final de la misma se pueden ver a los auténticos protagonistas. La cinta está al servicio de la estrella Drew Barrymore y de John Krasinski que siempre suele acertar con los personajes que elige. En este caso, representa a un periodista que cuenta en primicia como unas ballenas se quedan atrapadas en el hielo, lo que generará un revuelo internacional capaz de paralizar la Guerra Fría.

El realizador se pregunta si es más importante la vida de los animales o la de las personas, aunque no refleja el carácter político de las reivindicaciones de los activistas de Greenpeace. Por otra parte, a pesar de lo dicho, destacamos los ideales quijotescos que rigen a la protagonista de la cinta, aunque también podría interpretarse como fanatismo.

Por otra parte, el autor del largometraje ha querido que caigamos en la cuenta de que el instinto natural del ser humano es el de proteger a la naturaleza y que es un regalo divino y, a través de una tribu de esquimales, se percibe la relación de éstos con las ballenas que le sirven para subsistir y su relación con la trascendencia mediante una plegaria tras la muerte del mamífero al igual que se apunta la confianza en la Providencia por parte de un personaje como el empresario (Ted Danson), que es mostrado como una persona con sus virtudes y sus defectos.

Finalmente, resulta paradójico que todos los países, espectadores y habitantes del lugar estuvieran unidos ante un hecho que roza lo anecdótico como el del rescate de unas ballenas, mientras, como decía uno de los actores secundarios, había (y hay) 16 guerras en el mundo de las que los medios de comunicación no se hacían eco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *